En estos aparatos, las imágenes parecen tener profundidad y se ven casi como si salieran de la pantalla, aunque para verlas hay que usar anteojos especiales.